Por Marisol García Noviembre 18, 2016

“Demian  Rodríguez” (Música del Sur).

“Esta suerte impía / nos amarra al destierro / No hay cabida en el mundo / para tanto amor, / señora del viento”. La emoción romántica ya estaba en el anterior disco de Demian Rodríguez, el de hace dos años, pero se ha encauzado todavía mejor en este nuevo trabajo, probablemente una de las mejores publicaciones chilenas del año.

El cantautor radicado en Valparaíso recoge, como nadie en su generación, una historia porteña de letras a la vez románticas y tristes (a veces melodramáticas), con referencias a las calles y cerros cercanos, tal como antes lo hicieron conciudadanos suyos como Jorge Farías. Su estilo, sin embargo, va más allá de la antigua (y tan digna) “canción cebolla”, hacia una forma que enlaza el bolero con géneros de raíz latinoamericana (generosa percusión) y también con cierto folk estadounidense. Sus versos son claros, identificables como los de experiencias compartidas, cantados con fuerza sobre una guitarra de rasgueo imaginativo. Demian Rodríguez es una novedad atada a una tradición.

Relacionados