Por quepasa_admin Diciembre 5, 2009

W

Por Ignacio Pérez-Cotapos*

Los hoteles se han convertido en lugares ícono, muy cool, para ir a comer, tomarse un trago o alojar. Legendario es el Bar Hemingway del Ritz, en París, que no es nada especial, pero tiene fama y se llena de turistas. El Hotel Costes, en la Rue Saint-Honoré, decorado por Jacques García -manejado por los hermanos Costes- en estilo muy francés, sigue siendo unos de los más concurridos y entretenidos para comer en París. La clave de su éxito -famosos también son los CD- es que el lugar es muy agradable, bien decorado, siempre con buena comida (a un buen precio), muy bien atendido y lleno de gente muy, muy chic. Y, para mi gusto una de las cosas más importantes: se mantiene en el tiempo, se renueva, no decae, como ocurre en la mayoría de estos lugares.

El Hotel W en Santiago promete algo similar. Partió bien y es el lugar de moda hoy. Porque está bien hecho, es un tremendo proyecto y tiene una gran decoración. Por fuera yo tengo mis reparos con la estructura -demasiado grande, se come la escala del barrio-, pero su interior es magnífico. Notable el trabajo del decorador Sergio Echeverría: hay interesantes obras de arte, buenos muebles, un lindo colorido, un ambiente elegante, con look. Si lo manejan correctamente, puede resultar un lugar muy agradable para comer, tomarse un trago y hasta para ir a bailar. Hace falta en este país un lugar que junte gente de distintas generaciones, elegante y confortable. El restaurant Osaka promete y Coquinaria es todo un éxito. Se agradece que Santiago tenga lugares así. Hace que la gente viva más feliz, que pasen un rato agradable, en un lugar sofisticado pero ni frío ni distante. Dan ganas de volver. Porque es bonito y la belleza atrae. La gente no es tonta y sabe reconocer lo bueno en Chile.

* Director de Revista ED

Walmart

En enero pasado aterrizó Walmart en Chile, a través de una alianza con D&S. La empresa norteamericana es conocida por sus ritos, gritos en equipo y tradiciones. Algo que en nuestro país no ha dejado de hacer. Sagradamente, los últimos viernes de cada mes, cerca de 1.000 trabajadores de D&S se reúnen con sus gerentes en Espacio Riesco. La reunión se inicia con el grito de Walmart ("dame una W, dame una A…"). La idea de este encuentro de dos horas, explica Claudio Hohmann, gerente de Asuntos Corporativos de D&S, es compartir información importante de la empresa, conversar distendidamente y "pasar un momento agradable". Por eso, hay visitas de famosos: han estado Lucho Jara, Eduardo Gatti, Vasco Moulian y Mario Kreutzberger. "A Don Francisco lo entrevistaron. Le preguntaron de política, cultura y economía", dice.

Según Hohmann, estas reuniones "tienen un elemento artístico". Por eso, han presentado bailes y cantos. Además, hacen apuestas. "Enrique Ostalé, gerente general de D&S, dijo que si en noviembre cumplíamos las metas, él cantaría delante de todos. Bueno... alcanzamos la meta, entonces cantó Puerto Montt...". El encargado del proceso de inducción de Walmart en Chile es el argentino Gonzalo Gebara, gerente de Integración de D&S, quien llegó desde Bentonville, donde está la casa matriz de Walmart.

Relacionados